(809) 477-1000
RNC: 1-31-09351-5
Desde Pedernales!

(829) 933-9700

Click here to edit subtitle

El lado ASQUEROSO
de Pedernales

El Ortodoxo

Colaboración fotográfica: Yunior Bello

Pedernales es una provincia bendecida con bellezas naturales que detienen la respiración. Sin embargo, cuando usted circula por el casco urbano y las zonas aledañas del municipio de Pedernales hay que detener la respiración varias veces, por asco.


La suciedad, la basura, las quemas, y los excrementos de vacas sin dueño responsable están a la orden del día en el casco urbano de Pedernales y zonas vecinas. Unas veces, la suciedad se encuentra a simple vista como en el Mercado Municipal y otras un tanto más escondida como en solares y alcantarillados dentro de los barrios. Pero en general, Pedernales está muy lejos de ser destino turístico si de la limpieza dependiera. Bastan unos ejemplos:

En los barrios:

Las fotografías hablan por sí mismas del descuido en el que se encuentran varios barrios de Pedernales como Los Guayacanes y Los Robles, donde las pilas de basura y desechos plásticos generan no sólo asco a la vista, sino bancos de mosquitos, mal olor y focos de enfermedades.

En la parte de atrás de Los Guayacanes, también se observa gran deforestación por parte de invasores de solares y los moradores aseguran que personas de origen haitiano realizan constantes quemas en los mismos.

El Mercado Municipal

Llama especialmente la atención el descuido y el estado verdaderamente asqueroso en el que se encuentra el Mercado Municipal de Pedernales. Es indignante e inhumano el ambiente en el que tantos pedernalenses trabajan y compran alimentos que están permanentemente expuestos a moscas y suciedad.

Los sanitarios permanecen en un estado deplorable, a veces con heces fecales desbordándose y con un foso séptico abierto a la vista de todo el mundo. Adentro, el techo está lleno de telarañas y suciedad que cae constantemente sobre los productos que se venden.

El río y la playa

El río Pedernales está vacío y desforestado sin que a corto plazo hayan planes de limpiarlo y reforestar su cuenca.

Igual suerte corre el Malecón de Pedernales que del lado de la arena, siempre está lleno de botellas, vidrios, basura, plásticos, heces de animales y humanas... quitándole a los pocos turistas que llegan, el deseo de volver.

La playa es un triste recorrido en el que se encuentra basura, plásticos, gomas, ropa y todo tipo de suciedad que le quita belleza a las playa, pero que dice más de quienes viven en esta ciudad.

El Charco Caonabo: Las aguas están verdes, espesas, llenas de desechos plásticos que afectan a los moradores del sector Miramar por el callejón de Los Abandonados y convierten también a la zona en foco de infección por propagación de mosquitos.

El anhelado e inminente desarrollo turístico de Pedernales no comenzará en el casco urbano pero es el turista especialmente el que no quiere ver el lado asqueroso de ningún pueblo. 

Los pedernalenses del casco urbano y zonas aledañas no podemos darnos el lujo de que nos dejen atrás de ese desarrollo, escondidos para que no se vea lo feo. El estado de asquerosidad, descuido e irresponsabilidad de esta parte de Pedernales no puede continuar.


Hacemos un llamado al nuevo ministro de Medio Ambiente, el Dr. Francisco Dominguez Brito para que venga a constatar el daño medioambiental en Pedernales y venga a resolver con las autoridades locales correspondientes esta terrible contaminación, depredación y castigo de los recursos naturales y de los ambientes públicos de la provincia. ¡Imponga sanciones y multas a los responsables Sr. Ministro! tanto a particulares por atentar contra el medio ambiente como a las autoridades por negligencia.


Al Alcalde Minguito Feliz le hacemos también un llamado a la responsabilidad y la conciencia, donde quiera que se encuentre, porque es imposible contactarlo en el ayuntamiento cuando no son tiempos de campaña. Señor Alcalde: El Mercado es uno de sus grandes fracasos, pero si se lo propone puede ser uno de sus mayores logros.


Dicho lo anterior, hacemos también un llamado a la población pedernalense para cuidar sus barrios, sus tesoros naturales y poner manos a la obra, porque si bien es cierto que Medio Ambiente y el Ayuntamiento tienen que hacer lo suyo, no son ellos quienes tiran la basura y ensucian donde quiera.


Es hora hermanos pedernalenses que cuando exijamos responsabilidad, el dedo no nos señale a nosotros también. Tomemos conciencia, ¡Demos el ejemplo!: las nuevas generaciones nos están mirando y el desarrollo turístico también. Eliminemos el lado asqueroso de Pedernales y convirtámoslo en un ejemplo de visión, de educación, de ciudadanía.